Testimonios de nuestros clientes

He adquirido recientemente la silla salvaescaleras levante para acceder a la primera planta de mi casa. Tanto mi mujer como yo estamos totalmente satisfechos con la compra.

Manuel Pérez
Alcalá de Henares, Madrid

Después de estar un par de meses meditando, finalmente me decidí por la silla salvaescaleras Curve. Estoy muy contento con la decisión y mi vida ahora es mucho más cómoda.

Ana Balsells
Terrasa, Barcelona

Recientemente me han instalado una silla salvaescaleras flow y de momento todo perfecto, tanto el comercial como el técnico.

Josep Picornell
Alcudia, Valencia

A mis 73 años y después de estar toda mi vida trabajando se acabó el sufrimiento de subir a la planta de arriba... Tengo una escalera de tramo recto con 17 peldaños. Hacia tiempo que sabía de la existencia de las sillas salvaescaleras pero nunca me había decidido a pedir presupuesto por alguna. Busqué por internet y pedí presupuesto a varias empresas pero Vertitec fue la única que me asesoró perfectamente desde el principio. Un agente comercial me visitó a los dos días de haber contactado con ellos y me habló de las posibles soluciones. Finalmente me decidí por la silla salvaescaleras modelo Irisa. Al dia siguiente el ingeniero vino a medir y a los dos días ya tenía instalada mi silla salvaescaleras y funcionando perfectamente. Quería agradecer a la empresa el buen trato recibido por su parte.

Vicente Barber
Barcelona

Cada día me asustaban más las escaleras de mi casa. Los 21 escalones que separaban el comedor de la habitación se me hacían eternos y no daba un paso sin pensar que en cualquier momento podía caerme y romperme algo. Con 68 años estuve a punto de mudarme con mi hija y su marido, pero antes de tomar una decisión tan drástica hablé con ella y buscamos otras soluciones. Llamamos a la empresa Vertitec. En pocas horas nos atendió un comercial que visitó mi vivienda y me explicó que para mi escalera era necesario instalar una silla salvaescaleras curva. Entre los tres modelos que me ofreció me decanté por la silla Flow. Ahora mi casa parece un hogar, me siento cómoda y segura como hacía tiempo que no me sentía.

Valentina Fernández
Madrid